Las locas aventuras de Fura (el ultimo macarra sentimental)
Cuentos y relatos para no dañar las neuronas propias ni ajenas. Total...nadie me va a creer!!

Inicio > Historias > Viaje hasta Conquin (II)

Viaje hasta Conquin (II)

Bueno, era hora de comer algo. Bajé despacio y me acomodé en una de las mesas del restaurante que había enfrente del hotel. No tuve muy claro lo que había pedido hasta que me trajeron un buen trozo de carne de cerdo cocida al vapor. El hambre no me impedía fijarme en un tipo joven que me controlaba por el rabillo del ojo desde el otro lado del local, que por otra parte, tenía aspecto de cantina mexicana; sólo faltaban los mariachis; un único cocinero se las ingeniaba para preparar la comida con la misma agilidad con que usaba la lengua para dirigir el tráfico verbal con los camareros.
Mientras hacía tiempo para que me trajesen un té negro, decidí estudiar más de cerca al individuo que me controlaba. Me acerqué a los servicios y al pasar a su lado le pedí fuego. Mientras encendía el cigarrillo, lo miré detenidamente y al llegar a sus ojos apartó discretamente la mirada. Le di las gracias y entré al lavabo. Instantes después entró el individuo y se puso a orinar de espaldas a mí. Mientras me lavaba las manos, podía vigilarlo por el espejo. Cuando se acercó hasta donde yo estaba, me dirigí a él en inglés y sin tapujos.

- ¿Por qué quiere hablar conmigo?
Pude ver perfectamente la sorpresa en su rostro, pero enseguida reaccionó soltándome una ristra de frases en chino. Le volví a repetir la misma pregunta.
- ¿Por qué supone que quiero hablar con usted? Me contestó esta vez en el mismo idioma que yo.
- Por el mismo motivo que supe que fue usted quien ha estado esta tarde en mi habitación.
- ¿Cómo lo ha averiguado?
- Porque ya se ha encargado usted de que me enterase. Ha dejado hojas con dobleces en mis informes, que por cierto están en inglés; se ha permitido terminar un cigarro en la habitación, como esos que fuma, aunque luego haya tirado la colilla por la ventana y por encima usa un perfume que sería un perfecto repelente de insectos. Además ha disimulado muy mal su interés por mí. Y no se ha llevado nada, luego no es un ladrón. O es un perfecto idiota como espía, o quiere algo de mí. Me quedo con lo segundo ¿Qué es lo que quiere?

Sonrió brevemente y me insistió con cortesía para que volviéramos a las mesas. Se mostraba inquieto y preocupado. Tal vez sería un disidente político, o ... yo que sé. Pero me intrigaba lo que tenía que contarme, fuese lo que fuese. Salí yo primero y un poco más tarde lo hizo él. En mi mesa estaba ya servido el té y, mientras lo tomaba, aproveché para echarle otro vistazo. Era un tipo de unos 25 años, pelo lacio y negro, fibroso, bien vestido y se había mostrado inteligente hasta el momento. Suponía que el siguiente paso sería sentarse a mi mesa y charlar. Pero no fue así, Ni mucho menos......

2003-08-14 | Lo dice PaCotilla a las 02:18 | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pacotilla.blogalia.com//trackbacks/10572

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.60.28 (2a9622981b)
Comentario



		

Na Corunha
Click for La Coruna, Spain Forecast
anochecer en el mar

<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Otras historias

Alegoría de lo inevitable (El poder del destino)

La Creación según San Cristán

Cuando las Cíes eran un paraíso

Anatomía Geográfica Comparada

La vera historia de Cristóbal Colón e San Fura

¿Te gusta recordar?

Al calor de la noche

ICH BIN ALEN

La Fundación de las Universidades

El romance escondido

El gato que nunca soñaba

La receta definitiva del Licor Café

Last night in Bangkok y viaje hasta Conquin

Traducible a gringo y granbritánico


Historias de Fura

  • Diccionario libre Castellano/Gallego
  • Historias de Fura
  • Relatos

  • Echa una ojeada

    Cuaderno de Bitácora
    Días estranhos
    Prestige
    Sin que sirva de precedente
    Evasivas
    El Peatón del Aire

    Blogalia

    Blogalia


    © 2003 PaCotilla