Las locas aventuras de Fura (el ultimo macarra sentimental)
Cuentos y relatos para no dañar las neuronas propias ni ajenas. Total...nadie me va a creer!!

Inicio > Historias > Viaje hasta Conquin (IV)

Viaje hasta Conquin (IV)

Me llevó media noche averiguar en qué parte del libro estaba escrito el mensaje que yo suponía que encerraba. Había utilizado un método muy sencillo: pegar por los bordes dos de las hojas y colocar en medio un finísimo papel escrito a mano por los dos lados. Era un trabajo de chinos (nunca mejor dicho). Tendrían que haberse fijado mucho los pobres policías para descubrirlo. Y el sueldo que cobraban seguramente no estimulaba para nada su imaginación ni su paciencia. Antes de desayunar, llamé a mi hermano para ponerlo al corriente.
- ¿En que carallo andas metido esta vez? ¿Se puede saber qué se te perdió en China? ¿No estabas en Tailandia?
- Bueno neno, de una en una. Decidí dar una vuelta para conocer las posibilidades de la seda
- Y un huevo. Esta mañana me han llamado de la embajada China, preguntando por ti.
- ¿Y?
- Lo de siempre. Les dije a todo que sí. ¿Cómo haces para estar siempre metido en líos?
- Se me da bien, eso es todo. Venga, a cuidarse y hasta la vuelta.
- Y tú. Pórtate mal, que cuando te portas bien eres muy aburrido.

Me reí. Si el teléfono estaba pinchado iban de culo, porque la conversación transcurrió íntegra en Gallego. Podía ver la cara de susto del traductor. Mientras desayunaba tuve tiempo de leer tranquilamente el mensaje de Yan, que así resultó llamarse aquel individuo. Básicamente venía a decirme que estaba liado con la mujer de un rico traficante local de opio y otras cosillas, pero que el tipo ya sospechaba de él, así que lo tenía marcado de cerca, al igual que a su mujer. Tenía un plan para llevársela lejos, a Hong-Kong, pero necesitaba hacérselo llegar. Y no podía confiar en ningún lugareño, por motivos obvios. Necesitaba de alguien que no fuera sospechoso y que disfrutara de cierta capacidad de desplazamiento, como un turista.

Que tío, pensaba. Quiere que le ayude a poner los cuernos a un cabrón sin escrúpulos que no dudaría en pegarme un tiro si me pesca, y me ha puesto a prueba para saber si era lo bastante listo para conseguirlo y de paso examinar mi curiosidad ( o mi estupidez) para saber si aceptaría el encarguito. Sí que era listo. Debió averiguar el verdadero motivo de mi visita en los mapas que llevaba, y pensó que si tenía cojones para intentar llegar hasta Yin-Bao, yo era la persona que necesitaba. Y para que negarlo; lo era. Un macarra sentimental como yo no iba a desaprovechar la oportunidad de sodomizar sentimentalmente al traficante en cuestión (ya decía mi madre que el Decamerón y otros libros similares, en contra de lo que opinaban los profesores, tendría gran influencia en nosotros).Y más aún sabiendo a ciencia cierta que mi premio sería el conseguir un guía para llegar a la lejana aldea matriarcal. Quizás fuese mi única oportunidad de llegar hasta allí. ¿La iba a desaprovechar por un cornudo más o menos en el mundo? Además, si Yan había hecho todo aquello, realmente debía de quererse un montón. ¿Y quién era yo para oponerse al amor? Acepté. Sin la menor duda ni remordimiento. Esos eran los subidones de adrenalina que de vez en cuando me hacían sentir vivo de verdad ..........

2003-08-17 | Lo dice PaCotilla a las 20:10 | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pacotilla.blogalia.com//trackbacks/10626

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.168.206 (2713d6bebe)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



		

Na Corunha
Click for La Coruna, Spain Forecast
anochecer en el mar

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Otras historias

Alegoría de lo inevitable (El poder del destino)

La Creación según San Cristán

Cuando las Cíes eran un paraíso

Anatomía Geográfica Comparada

La vera historia de Cristóbal Colón e San Fura

¿Te gusta recordar?

Al calor de la noche

ICH BIN ALEN

La Fundación de las Universidades

El romance escondido

El gato que nunca soñaba

La receta definitiva del Licor Café

Last night in Bangkok y viaje hasta Conquin

Traducible a gringo y granbritánico


Historias de Fura

  • Diccionario libre Castellano/Gallego
  • Historias de Fura
  • Relatos

  • Echa una ojeada

    Cuaderno de Bitácora
    Días estranhos
    Prestige
    Sin que sirva de precedente
    Evasivas
    El Peatón del Aire

    Blogalia

    Blogalia


    © 2003 PaCotilla