Las locas aventuras de Fura (el ultimo macarra sentimental)
Cuentos y relatos para no dañar las neuronas propias ni ajenas. Total...nadie me va a creer!!

Inicio > Historias > Desolation Roux

Desolation Roux

Se hacía ya muy tarde, y decidí despedirme de mi hermano, que se afanaba en hipnotizar con sus ojos verdes a una morena despampanante a la que le leía el futuro en la palma de la mano: "si quieres saber más, tendrás que acompañarme a mi apartamento, aunque te adelanto que te veo desayunando conmigo". Joder con el intelectual de la familia. No me hizo ni caso, así que convencí a Sorgi y a Chemi para tomar el último café en la trastienda de la farmacia de Zambia, que estaba esa noche de guardia. Aceptaron encantadas y nos subimos los tres a mi moto Furasaki con sidecar.
Apreté el acelerador sin compasión y por el tubo de escape salieron de golpe los pedos de los 600 caballos, fumigando de paso a una pareja de macarras que circulaban accidentalmente por la acera, quienes, agradecidos, repasaron completo mi árbol genealógico. Hice como que no oía sus lamentos; como dice el dicho: " a palabras de borracho oidos de mostrador".

Exhibí mi mejor pose aerodinámica y enfilamos Desolation Roux a toda pastilla (lógico ya que nos dirigíamos a una farmacia). Chemi se aferraba a mi espalda como a un cinturón de seguridad y Sorgi soltaba adrenalina en el sidecar chillando a todo volumen. Trazabamos las curvas en dos ruedas, quemando goma en cada esquina. Pero gracias a las gafas de visión nocturna que le había ganado a las cartas a un Marine de Rota antes de embarcar para Irak, conseguía un impecable trazado de 90 grados (por cierto, que al gilipoyas ese me pareció verlo en Al Yazira... con un tiro entre las orejas....a lo mejor echó en falta las gafitas estas).

Estábamos plenamente On Road, cuando de pronto se colocaron a cada lado dos polis de la pasma municipal, que me miraron friamente y me ordenaron detenerme. Me hice el remolón un rato hasta situarme cerca del coche que iba delante. En ese momento, avisé a las chicas que se agarraran fuerte y frené brutalmente en seco, girando casi de inmediato a la izquierda. Los polis se quedaron mirando hacia atrás, alucinados con una maniobra que iba en contra de la física Cuántica, y la leche que se dieron contra el coche se oyó a cuatro manzanas.

No debieron quedar mal del todo, porque avisaron a otros dos colegas suyos que rápidamente nos pisaron los talones. Pero no contaban con mis gafas de visión nocturna. Apagué las luces mientras conducía traquilamente por la oscuridad de Baker Street y antes de un kilómetro ya los había perdido de vista.

- Jodeeeeeerrrr...que fuerte- dijo Chemi.
- ¿Porque no has parado?- preguntó Sorgi.
- Pues.... por nada importante. Conduzco borracho, tengo el carnet caducado y la moto es robada.
- Y cómo se enteraron?- preguntó cándidamente Sorgi.
- Pues....a lo mejor...porque la moto no tiene matrícula- se me ocurrió contestar.

Pero bueno, pelillos a la mar. Aparcamos delante de la farmacia de Zambia, que nos esperaba en la puerta con un inmenso cuchillo de cocina en las manos.

- Mujer, no es para tanto, solo hemos tardado un poco, no te pongas así- le dije.

- No. Si es por aquellos dos cabrones que corren por allí. Me querían atracar. No te jode....por cierto, ¿en que os habeis entretenido todo este tiempo?




2003-09-05 | Lo dice PaCotilla a las 23:09 | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pacotilla.blogalia.com//trackbacks/11063

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.168.206 (2713d6bebe)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



		

Na Corunha
Click for La Coruna, Spain Forecast
anochecer en el mar

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Otras historias

Alegoría de lo inevitable (El poder del destino)

La Creación según San Cristán

Cuando las Cíes eran un paraíso

Anatomía Geográfica Comparada

La vera historia de Cristóbal Colón e San Fura

¿Te gusta recordar?

Al calor de la noche

ICH BIN ALEN

La Fundación de las Universidades

El romance escondido

El gato que nunca soñaba

La receta definitiva del Licor Café

Last night in Bangkok y viaje hasta Conquin

Traducible a gringo y granbritánico


Historias de Fura

  • Diccionario libre Castellano/Gallego
  • Historias de Fura
  • Relatos

  • Echa una ojeada

    Cuaderno de Bitácora
    Días estranhos
    Prestige
    Sin que sirva de precedente
    Evasivas
    El Peatón del Aire

    Blogalia

    Blogalia


    © 2003 PaCotilla