Las locas aventuras de Fura (el ultimo macarra sentimental)
Cuentos y relatos para no dañar las neuronas propias ni ajenas. Total...nadie me va a creer!!

Inicio > Historias > CUANDO LAS CIES ERAN UN PARAISO

CUANDO LAS CIES ERAN UN PARAISO


Anochece en las islas Cíes


Una noche al calor en el paraíso de las Islas Cíes no tiene precio. Al ritmo de las olas en la hamaca y cubierto por el manto de estrellas, mi espíritu vagaba libre y sin rumbo, al compás de la música de Mark Knoffler que penetraba por los conductos auditivos, provocándome un agradable cosquilleo en los lóbulos temporales, parecido a un vibrador en manos de una solterona. Todos mis sentidos (excepto el sentido común, que lo empeñé de pequeñito) estaban a flor de piel. Me invadió el deseo de darme un baño en las aguas frías y vírgenes del mar, al igual que una hora antes se me había ocurrido subir por el camino grande hasta el faro de la parte más alta de la isla para sentir aún más cerca la brisa del Atlántico.

Me deshice del taparrabos que tenía por bañador y me deslicé pausadamente hasta la playa de la pequeña calita; al llegar a ella, comencé a correr a mayor velocidad cada vez, hasta que el agua de mar me detuvo, momento en el que me sumergí unos segundos que me parecieron eternos; recibí la fría sacudida de la brisa al emerger y comencé a reir a carcajadas mientras flotaba y me dejaba acunar por las olas. Cuando meditaba sobre la dura vida de los peces en otoño (o puede que fuese en invierno), escuché primero una voz, tras ella un cuerpo desnudo de mujer que se acercaba y finalmente el chapoteo al zambullirse.

Y yo que no tengo mas religión que un cuerpo de mujer (Sabina dixit) me dejé abrazar por aquella sirena; ni qué decir tiene que, al igua que el buen marisco, yo necesitaba una buena temperatura de cocción que de ninguna manera iba a encontrar en aquellas frías aguas, asi que regresamos a mi hamaca a secarnos con calma el uno al otro (o mejor, el uno en el otro) dejando que la temperatura interna alcanzase en poco tiempo el punto de ebullición. Con su piel como manta y su pecho como almohada encontró Morfeo en mí un cliente agradecido aquella noche, de manera tal, que a la mañana siguiente me encontré abrazado a su ausencia, y sin más testigo que aquella estúpida gaviota que llevaba varios días saqueando mi despensa.

2003-06-01 | Lo dice PaCotilla a las 06:33 | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pacotilla.blogalia.com//trackbacks/8551

Comentarios

1
De: Jaio la espía Fecha: 2003-06-03 06:44

... "a la mañana siguiente me encontré abrazado a su ausencia"

¡Qué bonita expresión y cuánto dice en pocas palabras! Gracias Fura, por regalarnos con tus escritos.



2
De: Fura Fecha: 2003-06-04 00:39

El caso es que me suena de haberlo leido en alguna parte...cabe la posibilidad de que no sea mía esa frase (o sí ?)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.168.206 (2713d6bebe)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



		

Na Corunha
Click for La Coruna, Spain Forecast
anochecer en el mar

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Otras historias

Alegoría de lo inevitable (El poder del destino)

La Creación según San Cristán

Cuando las Cíes eran un paraíso

Anatomía Geográfica Comparada

La vera historia de Cristóbal Colón e San Fura

¿Te gusta recordar?

Al calor de la noche

ICH BIN ALEN

La Fundación de las Universidades

El romance escondido

El gato que nunca soñaba

La receta definitiva del Licor Café

Last night in Bangkok y viaje hasta Conquin

Traducible a gringo y granbritánico


Historias de Fura

  • Diccionario libre Castellano/Gallego
  • Historias de Fura
  • Relatos

  • Echa una ojeada

    Cuaderno de Bitácora
    Días estranhos
    Prestige
    Sin que sirva de precedente
    Evasivas
    El Peatón del Aire

    Blogalia

    Blogalia


    © 2003 PaCotilla