Las locas aventuras de Fura (el ultimo macarra sentimental)
Cuentos y relatos para no dañar las neuronas propias ni ajenas. Total...nadie me va a creer!!

Inicio > Historias > Al calor de la noche

Al calor de la noche




Reconozco que me gustaba aquel ambiente degradado y con aire decadente de la cafetería; aquel humo impertinente de mezclas de tabaco, el barullo de voces contrapuestas, el ir y venir de camareros acelerados entre las mesas, y en fin, aquel olor a madera y a olvido que lo envolvía todo. Era agradable vengarse del tiempo, despilfarrándolo como un rico jeque su dinero en el casino.

Aquella noche, mis amigas Salma y Trini estaban especialmente tristes, así que las convencí para irnos juntos hacía donde poder ahogar las penas en alcohol. Salimos los tres en dirección a la perdición.
-¡Perdón Señor porque fui pecador, soy pecador y esta noche volveré a pecar!- esgrimí en voz alta, mientras miraba piadosamente al cielo en busca de comprensión o al menos de absolución.
-¡Déjate de maitines Fura y vámonos ya, que a este paso, el pecado pasará de largo en nuestra estación!- repuso Trini
-Bueno, total que mañana no es el día de mi graduación- me justifiqué. Vámonos chicas, y que Dios reparta suerte y os conceda al más guapo.

Sólo me faltó darles la bendición al salir del local, antes de dirigirme a dos muchachos con aspecto de cowboys en moto (chupa, barba de dos días, vaqueros roídos y botas de cuero) que casualmente el cielo puso para mí en la acera de enfrente.

-MUCHACHOSSS ....les dije, apoyando mis brazos en dos de ellos y haciendo un aparte. Vuestras madres no os dijeron nada al salir de casa hoy, pero Dios os tenía encomendada una misión en la vida que esta noche va a cumplirse- aseveré señalando a las dos bellezas que iban conmigo. -No me es dado revelar ahora dicha misión, pero pronto la descubriréis si os lleváis a tomar unas copas a mis amigas

Sonreí maliciosamente, mientras procedía a las presentaciones, y sin que ninguno de los muchachos consiguiera aun abrir la boca.
-Y de paso, antes de marchar, a ver si podéis prestarme mil durillos para cenar, que no traje nada suelto- les espeté en seco y con todo el descaro habitual
-JOER PAL TIO, Y NO TE CONFORMAS CON MENOS?
-Es que me gusta comer bien, y además siempre me mancho, por lo que necesito el resto del dinero para la tintorería- afirmé con total candidez para terminar de convencerlos.

Arrancaron los dos moteros con sus titis de pasaje, haciendo alarde de caballos y sobre todo de decibelios, y mientras se alejaban, me puse a caminar con las manos en los bolsillos y dando una patada a una lata vacía exclamé al cielo vacío de luz y repleto de estrellas:
-AYYY... ¡y pensar que el destino les deparaba a estos muchachos una noche aburrida!

2003-06-26 | Lo dice PaCotilla a las 07:21 | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pacotilla.blogalia.com//trackbacks/9260

Comentarios

1
De: Jaio Fecha: 2003-06-26 07:28

jajajajajaaaaaa
Fura... ¿macarra sentimental? ¡Eres un fenómeno social!
Y aunque digas que eso está basado en hechos reales... ¡no te vamos a creer!



2
De: Fura Fecha: 2003-06-26 07:43

no creo me me crean...pero creo que ya estoy acostumbrado a que no me crean.
(creo)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.13.165 (13f49f30a3)
Comentario



		

Na Corunha
Click for La Coruna, Spain Forecast
anochecer en el mar

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Otras historias

Alegoría de lo inevitable (El poder del destino)

La Creación según San Cristán

Cuando las Cíes eran un paraíso

Anatomía Geográfica Comparada

La vera historia de Cristóbal Colón e San Fura

¿Te gusta recordar?

Al calor de la noche

ICH BIN ALEN

La Fundación de las Universidades

El romance escondido

El gato que nunca soñaba

La receta definitiva del Licor Café

Last night in Bangkok y viaje hasta Conquin

Traducible a gringo y granbritánico


Historias de Fura

  • Diccionario libre Castellano/Gallego
  • Historias de Fura
  • Relatos

  • Echa una ojeada

    Cuaderno de Bitácora
    Días estranhos
    Prestige
    Sin que sirva de precedente
    Evasivas
    El Peatón del Aire

    Blogalia

    Blogalia


    © 2003 PaCotilla