Las locas aventuras de Fura (el ultimo macarra sentimental)
Cuentos y relatos para no dañar las neuronas propias ni ajenas. Total...nadie me va a creer!!

Inicio > Historias > El romance escondido

El romance escondido

No habían cicatrizado aún las heridas en mi pecho, y aún el desamor ocupaba mi alma como una pesada losa, pero ya podía más en mí el impulso vital de re-nacer y re-vivir. Para ello, nada mejor que la orilla del mar; la inmensidad del océano convierte nuestros miedos y preocupaciones en algo tan pequeño y pueril, que nos hace sentir como diminutas arenillas de la gran playa que es el universo; lejos de asustarme, esta visión microscópica de la vida y esta relatividad de la existencia siempre diluye mis problemas y ejerce en mi un efecto balsámico arrollador.

Así pues, ese era un buen momento para conocer un sitio nuevo donde acudir a lamer mis dolientes heridas al lado de la inmensidad salada del mar, con la arena como cama y las estrellas como guía en mis reflexiones.

Escogí, como suelo hacer muchas veces, un sitio al azar, donde nada me recordase su olor, ni sus risas, ni sus húmedos besos; un pequeño pueblo, donde la mayor parte de la gente conoce perfectamente su lugar en el mundo, donde el tiempo no es tiempo sino una excusa para vivir y para morir, donde una mirada dulce y serena tiene mas valor que el mas caro de los relojes, donde un atardecer acaricia las paredes de las casas, impregnando la piedra de vida a su paso; un lugar donde las olas del mar borran antes los miedos que las pisadas de los pies en la húmeda arena; un lugar mágico donde mis sueños de mariposa pudiesen con mis limitaciones de oruga torpe; un lugar donde salir volando hacia el futuro con alas de niño.

Y fue así como encontré, provocando al destino con el azar de una sonrisa, un pequeño pueblo en la costa Cantábrica; o, quizás fuese el pueblo el que me encontró a mí, porqué no. El caso es que le di una fuerte patada a la espinilla de mi existencia, y decidí quedarme unos días en aquel entorno desconocido; aparqué mi vida en un estacionamiento público y colgué en ella el cartel de "vuelvo enseguida". Me dirigí sin prisas hacia el puerto, donde las gaviotas competían con descaro con los turistas en distraer a los viejos marineros que cosían pacientes e inmutables sus aparejos; había al final de mismo una pequeña vereda al lado del mar, tras las ultimas casas del pueblo, y decidí seguirla; no tenía nada de especial, por lo que por un momento pensé en re-andar mis pasos, en la creencia de que esta vez me había engañado mi instinto; pero justo en ese momento, cuando ya renegaba de mi fe descubridora, fue cuando obtuve la recompensa a mis esfuerzos; esbozé una amplia sonrisa, y sin mas subí a sentarme a una alta roca que me permitía ver en su totalidad una maravillosa y pequeña playa, tan bonita que ningún artista hubiese podido imaginarla ni diseñarla; no perderé el tiempo en una descripción que no haría justicia, o acaso se puede describir el murmullo de las olas acariciando con pasión las finas arenas?, o el cálido beso de la espuma en los labios de silicio?, el arrullo de la brisa celebrando alegre en mis oídos ese encuentro apasionado entre los dos elementos??

.....Porque, eso, exactamente eso fue lo que yo percibí en un segundo tan largo como una eternidad; pude sentir claramente la pasión en aquel encuentro, donde el mar depositaba en la orilla presentes en forma de conchas, piedras y otros objetos preciosos y variados; donde la arena se dejaba querer y acariciaba aquellos rizados cabellos salados, como preludio de un éxtasis ya próximo; y una vez más, mi intuición no me falló; aquella noche, las olas fueron aumentando progresivamente de intensidad, en un frenético ir y venir, golpeando con estruendo el borde del acantilado una y otra vez, mientras el viento al soplar contra las rocas emitía gemidos salvajes, casi aullidos; al cabo de unas horas, solo quedaba bajo la luz de la luna un bosque de piedras donde antes hubo una playa; había desaparecido por completo aquella bella cala, fundida en un solo elemento con el mar.

Una bella historia de amor que acaba con el sacrificio de uno de los amantes, en el que un alma devora a otra alma, en la que una existencia supone la desaparición de otra no me parecía un bello final, así que al llegar a la taberna del pueblo pregunté como acababa aquel romance; y mis instinto otra vez volvía a tener razón.....al cabo de unas semanas la arena volvía otra vez a su sitio, con la belleza de una recién casada y volvía a repetirse la historia de amor y pasión periódicamente, haciendo de esos encuentros algo maravilloso, que sería impensable con el apretado nudo de la rutina ahogando la pasión.

No necesitaba quedarme por más tiempo; había aprendido lo que necesitaba para relanzar mi vida. El destino en forma de naturaleza había sido nuevamente generoso conmigo. Como dice la canción “la respuesta esta en el viento” (sólo hay que aprender a escucharlo). Así que eché a volar por la vida. Me había convertido en mariposa.


2003-07-11 | Lo dice PaCotilla a las 07:52 | 6 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pacotilla.blogalia.com//trackbacks/9713

Comentarios

1
De: yildelen Fecha: 2003-07-11 18:57

Precioso :o)



2
De: Fura Fecha: 2003-07-14 20:09

Gracias. Me alegro que te haya gustado.



3
De: fanny Fecha: 2006-08-09 01:55

yo tengo un pensamiento y unas ideas que me gustan escribirlas cuando estoy triste feliz contenta emocionada y me gustaria compartirlas tambien ya q esa historia me envolvio dejandome una reflexion



4
De: Hermes Fecha: 2006-11-27 01:39

Me gustó el lenguaje figurado solo que me dejó frustrado el final. quería más. la conclusión fue muy simple
Hermes



5
De: eme Fecha: 2007-10-11 13:23

me encanta el texto :)



6
De: eme - www.fotolog.com/tiroporquemetoca Fecha: 2007-10-11 13:25

sobre todo: "Escogí, como suelo hacer muchas veces, un sitio al azar, donde nada me recordase su olor, ni sus risas, ni sus húmedos besos"

me seguiré pasando!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.168.206 (2713d6bebe)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



		

Na Corunha
Click for La Coruna, Spain Forecast
anochecer en el mar

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Otras historias

Alegoría de lo inevitable (El poder del destino)

La Creación según San Cristán

Cuando las Cíes eran un paraíso

Anatomía Geográfica Comparada

La vera historia de Cristóbal Colón e San Fura

¿Te gusta recordar?

Al calor de la noche

ICH BIN ALEN

La Fundación de las Universidades

El romance escondido

El gato que nunca soñaba

La receta definitiva del Licor Café

Last night in Bangkok y viaje hasta Conquin

Traducible a gringo y granbritánico


Historias de Fura

  • Diccionario libre Castellano/Gallego
  • Historias de Fura
  • Relatos

  • Echa una ojeada

    Cuaderno de Bitácora
    Días estranhos
    Prestige
    Sin que sirva de precedente
    Evasivas
    El Peatón del Aire

    Blogalia

    Blogalia


    © 2003 PaCotilla